Manos al fuego por nadie

A pesar de los miles de años que llevamos de historia y por más avanzada que sea la tecnología, el ser humano sigue siendo el mismo primate emocional de siempre, variando entre los extremos: odio o amor, controlador, conciliador, miedo o placer. Creer que los nuestros tienen que ser siempre buenos con nosotros es ponerse un velo en los ojos, lo tomas personal y te haces vulnerable. Asumir la naturaleza cambiante del sapiens te hace evitar decepciones y resulta una ventaja para sobresalir en la jungla social.

6 comentarios sobre “Manos al fuego por nadie

  1. Como bien has dicho, habremos avanzado en tecnología, pero no en la forma de ser del ser humano. Lo que me transmite tu texto es que no podemos confiar en nadie porque así nos quitamos de sufrimientos. Y no puedo mas que darte la razón. El ser humano es idiota, y ya no hablo de confianza, hablo de que estamos destruyendo el mundo a sabiendas de toda la tecnología que disponemos.
    Un saludo!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s