Sobre la motivación

La desmotivación número uno es no saber a dónde estás yendo, y el solo hecho de pensarlo agota. Lo mismo va con las relaciones, con el deporte, con la escritura. No hay mayor impotencia que tener ganas de escribir y no tener idea sobre qué, no funciona hacer las dos cosas a la vez, o te concentras en escribir o te concentras en saber a dónde ir, pero hacer ambas, es lo que termina de consumir la última gota de motivación.
Tener claro el argumento no debería ser el problema, es más bien el descanso. Descansar en el argumento, es como descansar en una rutina, en un sistema que está ahí para que no tengas que pensar en él, para que puedas dedicarte solo a escribir sin más preocupación que la emoción de estar avanzando.
Los argumentos son historias que ya existen, no hay que inventar nada, están ahí, pululando en diarios, en nuestros libros favoritos, en las vivencias que te han marcado. Encontrar esa historia no es un asunto de imaginación, es más bien una elección.
Tomarse el tiempo para elegir, implica dejar ir, implica descartar innumerables opciones, y si bien, la sensación de pérdida es incómoda, no se compara con la placentera sensación de haber tomado una decisión, esa que te lleva a decir: “sé perfectamente lo que estoy haciendo”.

3 comentarios sobre “Sobre la motivación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s