Tiro loco

Pase la mitad de la vida
queriendo ser como aquellos que no era
reforzando lo que no se me daba
minimizando todo lo que me alegraba
y así, obnubilado entre tanta comparación
olvidé por completo quién era yo.
Mi instinto tullido e ignorante
se orientó con la brújula del vacilante,
hasta que entendió
que no había nada que entender
que la mente desocupada
es el taller de lucifer.
Lo bueno de la madurez
es que por fin comprendes
que nunca es tarde para aprender
que lo que creías genético o divino
es solo un trabajo constante
matutino y vespertino,
nunca hubo un destino
solo hay pasos
solo hay caminos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s