Persistencia, el hada madrina del artista

Mientras los principiantes esperan momentos de entusiasmo para ponerse a trabajar, los maestros se ponen a trabajar para tener esos momentos de entusiasmo. Lo único que distingue al maestro del principiante no es el talento, sino la perseverancia, el trabajar un poco todos los días. El novato se sentirá intimidado ante la idea de “hacerlo todos los días”, y creerá que la perseverancia implica forzar la voluntad, y como mito de sísifo, cargar eternamente una roca hacia
la cima de la colina. Los maestros saben que es imposible lograr hacerlo si no hay una motivación detrás, una ganancia diaria de por medio; para ellos, hacerlo todos los días más que un esfuerzo, es la excusa para sentirse bien, para motivarse, para reforzar un sentimiento de confianza sobre sí mismos.
El único esfuerzo está en preguntarse constantemente, ¿Qué debo hacer para hacerlo entretenido? ¿Qué temas me encienden? ¿Qué ambiente es el más cómodo para trabajar? ¿Cómo hago esto más sencillo de hacer?.
Da igual si es un pasatiempo o un hobbie, la perseverancia nos va moldeando para bien; se transforma en un recordatorio constante de que a pesar de las circunstancias y las personas, aún depende de mí la actitud que voy a sentir hoy, y qué mejor forma de hacerlo realidad que con una dosis diaria de arte.

13 comentarios sobre “Persistencia, el hada madrina del artista

  1. Más o menos eh. Estoy de acuerdo en términos generales… pero como todo el exceso deja de ser positivo. Perseverar sin autocrítica puede llevar la autodestrucción sin ni darse cuenta…
    ejemplo: un escritor que cada día si o sí escribe 2 microrelatos y los pule a más no poder para mantenerse en forma y seguir con su proyecto grande, una novela. cada equis tiempo envía su obra a editoriales que lo rechazan una y otra y otra vez… por a o por b, sus amigos no les gusta tanto leer como para apoyarle sinceramente y no solo por amistad. ¿Tú sabes como puede terminar una persona en unas condiciones así? Ni de lejos está viviendo una pesadilla como sí lo puede vivir miles de personas en situaciones realmente jodidas pero… la perseverancia sin recompensas se convierte en frustración, y eso es teeeeeerribleee… y en el mundo de la literatura eso es el pan de cada día…
    Yo digo, no perseveres, ríndete, escritores lo somos todos los que escribimos, pero el mercado te escupirá a la cara y se aprovechará de ti una y otra y otra vez si no ofreces exactamente el PRODUCTO que se desea O, generas la situación propicia para meter ahí tu obra.

    Vale ya está mi biblia-desahogatoria.
    Un saludo! me encanta el nombre de tu blog.

    Le gusta a 1 persona

    1. Escribir o cualquier arte es una elección, creo que la motivación debe venir de desde adentro o de lo contrario no será sustentable en el tiempo. Ser escritor es uno de los trabajos más duros que existen, no tanto por el hecho de escribir, sino por la batalla diaria de validarse a uno mismo primero, independiente de lo que opinen los demás; creo que eso es algo que vale la pena persistir. Un abrazo amigo, gracias por tus reflexión , una breve catarsis que me hizo pensar.

      Le gusta a 2 personas

      1. Oyy, amigo… qué bonita descripción esa:
        Ser escritor es uno de los trabajos más duros que existen, no tanto por el hecho de escribir, sino por la batalla diaria de validarse a uno mismo primero, independiente de lo que opinen los demás; creo que eso es algo que vale la pena persistir.
        Creo que voy a ponermelo en la pared… de verdad eh, sin ironía alguna. Gracias, compañero.

        Le gusta a 2 personas

  2. Me ha gustado leerte. Pero hay gente que persiste y persiste y, nada. Hay personas que en el más corto espacio de tiempo posible, sea cuando sea, y donde sea, es capaz de crear algo hermosos fuera del alance de muchos. A lo mejor esa persona es el principiante y deja boquiabierto al maestro que persevera todos los días. En fin…Pero en líneas generales tienes mucha razón, sobre todo en cuanto a la motivación que hay detrás.

    Le gusta a 1 persona

    1. El que persevera y persevera sin resultados puede ser más terco que persistente; perseverar implica mejorarse a sí mismo diariamente, con errores y aciertos. Perseverar en el sistema de trabajo y no tanto en los resultados es lo que hará sustentable la motivación al largo plazo, y en esa constancia hay más posibilidades de crear algo que nos haga sentir orgullosos. Un abrazo Álvaro, gracias por tus palabras

      Le gusta a 1 persona

  3. Creo que la perseverancia es necesaria es cualquier tarea que nos propongamos, no solo escribir. Perseverar es no rendirse y hacer las cosas cada vez mejor. Y como se ha dicho en algunos comentarios, si ves que esa perseverancia no tiene fruto, viene la sensación de derrota o desaliento. Pero, como en todos los avatares de la vida, después de la tormenta, viene la calma.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s