Ideas estancadas se pudren

Hay una anécdota que refleja bien el estilo de Lennon y McCartney cuando se trataba de crear. En sus inicios, cuando se sentaban a componer y lograban dar con una buena melodía que por alguna razón se olvidaban de anotar, en vez de lamentarse y sufrir para recordarla, decían: “dejémosla ir, si es realmente pegajosa, mañana la recordaremos”; y vaya que sí lo hicieron.
¿Cuántas veces nos hemos quedado pegados con una idea o texto que no va para ninguna parte? Pueden pasar días sin que nada avance porque algo no fluye; lo sigues intentando porque te encanta la idea, porque has invertido tiempo, labia y páginas en ella, pero no, no funciona, y crees que seguir forzando las cosas es perseverancia; te niegas a soltarlo hasta que te das cuenta que ya no puedes más.
Eso pasa cuando te aferras, perdemos tiempo y energía solo para demostrar que sí podemos; así es como se estancan los autores, creen que no tienen capacidad para nuevas ideas pero en realidad están atestados con las viejas; se vuelven rígidos porque no están acostumbrados a soltar; se vuelven lentos, porque se volvió rutina moverse contra la corriente.
Es uno quien dicta los términos de lo que hace, y si no lo estás pasando bien, es porque en algún momento perdiste el control de lo que estabas haciendo; por eso es importante dejar ir cuando algo no funciona, porque el acto mismo de hacerlo es lo que devuelve la confianza en uno mismo, porque implica tomar una decisión; implica asumir el vértigo de la pérdida.
Cuando entra aire fresco a la mente, se pueden ver las cosas desde otra perspectiva, abrirse a caminos alternativos, considerar pedir ayuda si es necesario. El proceso creativo requiere ser despiadado con la edición, cuando algo no funciona o se estanca, hay que identificarlo para dejarlo ir; esa es la mejor forma para quedarse con lo mejor. Si la idea es buena, de alguna u otra forma volverá.

4 comentarios sobre “Ideas estancadas se pudren

  1. Y se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida, al amor, a la amistad, al trabajo, y también a escribir, por supuesto. Intentar lo imposible es perder un tiempo precioso para alcanzar lo que, seguramente, nos espera a la vuelta de la esquina.
    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s