La humildad como droga

No importa lo bueno que creas ser en algo, si no lo contrastas con la realidad tu vida será una eterna expectativa. Si no soportas los rechazos es porque tu egoísmo es mayor que tu deseo. La humildad es “La estrategia” para mantener a raya la frustración; al ser consciente de tus limitaciones aterrizas, dejas de “perder energía” tratando de entender ¿por qué no me eligieron? ¿por qué no me quieren?
La humildad oxigena: cuando piensas mucho en algo empiezas a aguantar la respiración (haz la prueba), lo mismo va cuando recordamos algo que no nos gusta. Querer controlar todo lo que te rodea (incluso a las personas) es una lenta y paulatina asfixia.

2 comentarios sobre “La humildad como droga

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s